Aspectos fundamentales del sistema de pensiones español

dependent-100342_640

Desde que empezó la crisis el sistema de pensiones español, así como el cálculo de pensiones de todo el sistema occidental ha sido duramente criticado. El tiempo dirá si este sistema es sostenible, pero sería muy conveniente tener claro sus bases para detectar sus principales fallos y poder solucionarlos antes de que el sistema colapse.

El sistema en el que se basa el sistema español es el de reparto. En realidad es el que se utiliza en la mayoría de los países de la Unión Europea. De esta manera los pensionistas no cobran lo ahorrado a lo largo de su vida laboral, si no que se reparten lo que cotiza el mercado laboral en la actualidad. De esta manera no importa lo que un trabajador haya podido contribuir a lo largo de los años y la hucha que se haya financiado, sino las aportaciones de los impuestos que son recaudados en la actualidad proveniente de los trabajadores.

La principal ventaja es la universalidad, es decir, no importa haber previsto un gran volumen de ahorro, por el hecho de haber cotizado uno ya tiene derecho a recibir una pensión contributiva. Incluso se prevén pensiones no contributivas para aquellos que no hayan aportado prestaciones económicas a la hucha social pero que necesiten una pensión.

El principal problema es que en la actualidad cada vez hay más pensionistas y menos trabajadores, por lo que el sistema tiende al colapso absoluto. En la actualidad se manejan dos soluciones, pero no solucionan el problema a largo plazo, o bien se retrasa la edad de jubilación, o bien se aumentan los tramos de años trabajados para cobrar la pensión, de manera que el gasto se reduce.

Existe una vía alternativa al sistema de reparto: es el modelo de capitalización. En este caso es el propio trabajador el que reserva parte de su sueldo para pagarse a sí mismo la jubilación. De esta manera el cargo impositivo a los trabajadores es menor ya que existe una hucha propia para el pago de la pensión una vez que el trabajador se jubila. Este método es bastante polémico ya que al final cada uno debe pagarse su jubilación con excedentes, y los sueldos más bajos no solo sufren mayores retenciones, sino que además su contribución es más baja y por lo tanto su retribución acaba siendo mísera. Por otro lado los fondos de la hucha son invertidos en fondos que deben dar rentabilidad, pero que no siempre es así.

Estos son los principales datos acerca del sistema de pensiones español, si tienes alguna duda o sugerencia puedes escribirnos un comentario en nuestro blog.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *